The Quiet Life y la sencillez por experiencia 8 octubre, 2015 – Publicado en: Streetwear – Etiquetas: , , ,

Con más de 15 años de trayectoria, The Quiet Life es una de esas marcas que apuesta más a la calidad en materiales, confección y detalles, por sobre el ambiente gráfico como ornamentación. Diseño integral, desde el interior. Con esto no se quiere decir que obvien dicha parte, ya que su tendencia va en una minimalista e impecable creación de balance necesario entre durabilidad y estética. Además de siempre producir en cantidades limitadas.

Últimamente la firma de Andy Mueller ofrece una colección inspirada en el sportwear de los noventas, donde predominan piezas de abrigo como cortavientos y pullovers. Además suman una buena y amplia variación de headwear desde 5 panels hasta snapbacks, con contrastes de color por bloques o franjas típicas en track jackets, jerseys y camper hats destacados para la época, usados como soportes para los gráficos sólidos que describen a The Quiet Life en su más reciente entrega.

1

En un lookbook capturado por Dan Monick, en un escenario compuesto únicamente por un trozo de madera fina en la pared, transmite una sensación premium en cada outfit retratado. Es el caso de la Kung Fu Club Long Sleeves Tee, pieza en algodón blanco con gráficas en azul navy y rojo estampadas en el frente, espalda y mangas de la prenda, con un logo inspirado en los Smiley Face y el Ying Yang. Este último símbolo usado por muchas escuelas de artes marciales durante el siglo pasado. Combinando con la Nation 5 panel hat, cuyo detalle de armado en tres capas de los paneles laterales desde azul navy, pasando a rojo y cerrando en blanco, hacen un match perfecto entre estos dos productos. Sumado al contraste dado por el visor en gamuza marrón y el panel frontal bordado negro sobre negro.

 

2

El set peony llama la atención por lo drástico de su contraste en la Long Sleeves Tee, mayoritariamente conformado por el color negro a juego con un print de jardines de peonías y templos japoneses en colores cálidos en la parte superior de las mangas. Perfecta armonía con un entero gorro de 5 paneles, equilibrado con una etiqueta negra tejida en el panel frontal.

3

Este outfit es uno de mis preferidos por la solidez en ambas prendas, el Hockey jersey blanco con la tipografía atlética en diagonal y las franjas negras horizontales en las mangas describen el estereotipo teenager de los 90s. Haciendo match con una sencilla, pero curiosa 5 panel. Su frente crea una linea diagonal dada por la construcción formada entre el panel frontal y parte los laterales contrastando en bloque con el gris de la zona posterior de la gorra. Nada mal.

4

Por otra parte el Standard Jackson crewneck de fleece algodonado viene siendo una prenda top por su simplicidad y calidad en detalle. Letras a la altura pectoral en aplicación bordada sobre el sweet blue que usa como color de soporte, a juego con un gorro de 5 paneles que contrasta en color y textura, un visor azul navy en drill y la copa del mismo especial tono azul usado para el pullover pero con textura acanalada, complementado por una etiqueta negra tejida en el panel frontal.

5

Cerrando con este outfit protagonizado por la Bowery Fishtail jacket, fabricada en algodón ligero con un sin fin de detalles en costura y ya reconocido corte. Estilo cola de pez en la parte trasera. Además de cordones para ajustar a nivel de la cara y la cintura, botones recubiertos en tela acanalada y un parche en cuero en una de las mangas, se muestra acá con la Explorer snapback de color negro con un parche frontal de aplicación, con un diseño en serigrafía de una ruta montañosa a pleno día.

Esta entrega cumple con los dos ejes conductores de la marca liderada por Mueller, mostrando una manufactura de primera y un acertado uso del minimalismo en cada diseño de la colección. No es lo menos para alguien con experiencia dentro del área de diseño de Girl skateboards y Art Dump, trabajando de la mano con la leyenda Andy Jenkins. ¿Resultados? Predecibles e impredecibles gráficas dentro de The Quiet Life. Prendas únicas.